Monthly Archives: octubre 2013

Cine socialista: Rojezno inmortal

Aires de cambio corren en el P$O€. Los rumores de primarias se extienden por doquier. Las bases socialistas suspiran por ser llamadas a participar en la toma de una decisión tan trascendental como la de elegir al duce menchevique que ha de guiarles hacia la victoria sobre las fuerzas de la contrarrevolución y el fascismo.

El MSV, sensible a los deseos de estos compañeros, ha ordenado al camarada Rugalkaev que, en fecha aún por determinar, se celebren tales primarias, con profusión de candidatos y candidatas ansiosos y ansiosas de alcanzar el poder supremo menchevique.
¡Dejémosles con sus alharacas y celebraciones, sus fastos y su “democracia interna”! Como dijo el Padrecito, basta con que los mencheviques sepan que hubo una elección, los que emiten los votos no deciden nada, los que cuentan los votos, es decir, los abnegados camaradas del MSV, lo deciden todo.
Y el MSV, sabiendo que sólo el camarada Rugalkaev puede garantizar esa victoria sobre los fascistas (incluso sin necesidad de acudir a las urnas, procedimiento caprichoso y burgués próximo a su desaparición), ya ha dejado todo preparado para que en el seno del P$O€ las cosas cambien para que todo siga igual.

En apoyo de nuestro amigo Rugalkaev, el MSV ha preparado una película que repasa su vida y milagros, para que a todos los mencheviques les quede claro quién es el único que merece llevar los galones de gerifalte del socialismo ibérico.

Como novedad, el MSV proyecta esta película, para los cuadros dirigentes, en el novedoso sistema 3ERE, consistente en que, mientras se ve la película, los bolsillos de los espectadores se llenan de dinero proveniente de partidas presupuestarias opacas de la Junta de AndalURSSia.


SINOPSIS DE LA PELÍCULA

Rojezno está a punto de triunfar sobre los fachas. En ese momento supremo, Rojezno repasa su dilatada vida y trayectoria al servicio del socialismo, desde que era un cachorro menchevique que luchaba contra su fascista y opresor progenitor. Con gran emoción, reviviremos sus momentos estelares, desde el “no hay pruebas ni las habrá” hasta “España no se merece un gobierno que miente”.