¿Economía? ¡Venga ya!

La economía es de fachas.

Así de claro y así de simple, un votante de la izquierda ibérica no tiene porque entender qué significa cumplir los objetivos del déficit, la prima de riesgo o que el Ibex caiga un tanto por ciento.

El MSV prohibe de forma radical y tajante preocuparse por tonterías de esa índole, estos asuntos deben ser inventos de Bú y Ansar (obviamente, en comandita con la CÍA) para tratar de meter el miedo en la gente.

Centrémonos pues, en lo que de verdad importa al pueblo, y que la prensa ya ha olvidado por culpa de la burda maniobra de los malvados citados, el coche del candidato trino.

16 comentarios a ¿Economía? ¡Venga ya!

  1. Con todos mis respetos al llamado candidato trino, pero si el coche lo conduce el Padrecito, por status, él debería ir en el maletero o corriendo a pie detrás del vehículo.

  2. ¡Él sí que es un hombre del pueblo! ¡Sacando el papelillo del parquímetro, como cualquier hijo de proletario!
    Los reaccionarios tan sólo hablan de economía abstracta, mientras nosotros, con unas monedillas en el bolsillo, ya vamos más que servidos.
    ¡Duro, candidato! ¡Dales duro! ¡Monedillas y calderilla para todos!

    Chatarrilla real, YA!

    • Viva la revolución del 11 M

      Se conforma con poco. Los kamaradas de Al-Andalus no se ponen por menos de una cena de seis platos a base de marisco, con lo malo que es para el ácido úrico. La Revolución exige incluso sacrificar la propia salud.

    • Kamarada McCarthy

      Un auténtico proletario quema el parquímetro ese, que es bien sabido que se trata de instrumentos de financiación de las actividades subversivas de la CIA y del Mossad.

  3. Komisario Parrokias

    No será el famoso skoda rojo??????

    Sí, el de La Mari.

    • Yo tuve uno igual, pero como miembra activa del partido terminé con un cochazo que soy la envidia cochina de todas las féminas del barrio.

      Pero la envidia es cochina, cochina ¿Eh?

  4. Kamarada McCarthy

    Camaradas, me presento ante el Partido para dar cuentas del éxito obtenido en la operación “Liquidar a Camps”.

    Como ya expuse en un post, allí me encontraba, camuflado como veraneante, con el propósito de alcanzar los últimos objetivos políticos fijados por el Partido: la confección de un traje de pino, político, para el fascista Camps.

    Una vez llegado a Valencia mantuve una serie de reuniones con los compañeros de “Salvem el Cabanyal”, interesados también en la caída del tirano levantino. Sin embargo, todos los planes expuestos tuvieron que ser desechados. Los del Cabanyal no quisieron ni oír de métodos tales como cócteles molotov, emboscadas, fusiles y cosas varias. Ellos insistían en obtener la victoria a base de manifestaciones, huelgas, sentadas, caceroladas y cosillas de esas que, para empezar, están bien… hasta que llega el momento de utilizar medios más expeditivos.

    Ante este panorama decidí actuar de forma directa. Me planté en la sede de la Generalitat valenciana y me dirigí al policía de la puerta:

    –Vengo a hablar con Paco.
    –Aquí no hay ningún Paco, debe de haberse confundido.
    –No me refiero a ninguno de sus amigotes, sino a Camps.
    –¿Está citado?
    –No, y ni falta que me hace. Dígale a su secretaria que está aquí un representante del MSV. Y rapidito, que no puedo perder mi tiempo con policías fachas como usted.

    Cinco minutos más tarde me recibía el propio Camps. Me ofreció un buen coñac, un buen habano (no tan buenos como esos del Camarada Epirov) e hizo numerosos votos por la buena salud del Padrecito y de sus representantes. No me dejé ablandar por aquellas muestras de sumisión y le espeté:

    –Paco, he venido porque has cometido gravísimos crímenes contra el Pueblo.

    Camps se quedó pálido y empezó a farfullar disculpas acerca de los trajes esos que él había pagado con dinero de su mujer pero que no encontraba las facturas porque se las había comido el perro y otras tonterías como esas. Le corté en seco.

    –Mira, Paco, al MSV le importan un pimiento tus trajes. Tus crímenes contra la revolución y el socialismo son los que nos importan. Primero, has impedido que las fuerzas de progreso se instalen aquí, en Valencia. Segundo, trajiste a Valencia la Copa América y la Fórmula 1 sin decirnos nada y sin invitar a equipos y escuderías de progreso. Tercero, tienes pinta de curita, cosa que no nos gusta nada. Cuarto, de tus chanchullos con Gürtel no has entregado la debida comisión al Partido (el nuestro, claro). Quinto: tu nombre de pila es el mismo que el del dictador. ¿Tengo que seguir, Paco?

    Camps se quedó pálido y sin habla. Luego comenzó a sollozar, sabedor de las consecuencias de sus crímenes, pero yo continué apretándole las clavijas.

    –Para mí sería facilísimo clavarte un piolet en la calva y acabar con todo este asunto, pero en el Partido pensamos que la muerte no es un castigo, sino una liberación. Así que seguirás vivo. Sin embargo, si cooperas con nosotros, quizá, y sólo quizá, permitiremos que tu familia sobreviva sin que sobre ellos caigan las represalias que tenemos reservadas para casos como el tuyo.

    Camps me suplicó, llorando.

    –Haré lo que me digáis, camarada, lo que sea…
    –No tengas la desfachatez de llamarme camarada. Yo soy un representante del Partido y del Pueblo y tú un vulgar fachilla. Ahora te diré lo que vas a hacer. Dimitirás, pero ni se te ocurra darle el poder a los del PSPV, porque son más tontos que hechos de encargo. Le darás el poder a quien yo te designe, que se presentará como a nosotros nos gusta: moderado, centrista, amigo del consenso y la pluralidad, nuestra pluralidad… y que nos facilitará los contratos gurtelianos, de donde seguro que encontramos pruebas de peso para derrocar a la lideresa de Madridgrad, nuestro auténtico objetivo político.
    –Así que todo esto no iba contra mí, sino que es para hundir a…
    –Efectivamente, Paco, efectivamente. Porque tú, bien mirado, eres poquita cosa, pero nos serás útil para vencer a nuestro auténtico enemigo. Adiós, que tengas un buen día y que lo pases bien en el juicio que nuestro agente Flors ha montado para someterte a la humillación pública.

    Y eso es todo lo que ha pasado, Camaradas. Camps ha sido liquidado políticamente, tal y como el Partido deseaba. Misión cumplida.

    • Komisario Parrokias

      Me imagino una cara de pavor atroz en el policía de la puerta al escuchar “MSV”.
      ¿Hago bien si le doy rienda suelta a la imaginación convirtiéndola en realidad, honorable kamarada McCarthy?

    • Emocionante relato K.McCarthy, así aprenderán estos fachas que cuando queremos eliminar a alguien, los eliminamos.

      Y porque no nos cogieron con las mismas ganas que cuando Calvo Sotelo o Lasa y Zabala que si no…

  5. Viva la revolución del 11 M

    La lideresa de Madridgrad es un hueso más duro de roer. Como Rubalcaba está ahora a lo suyo, habrá que encomendar a otros la fabricación de un dosier contra ella. Si el resto del grupo GAL, sobre todo Vera, no están disponibles, puede encargarse al equipo de News of the World de Murdoch, que están ahora sin trabajo. Las pruebas amañadas se pueden enviar discretamente a Rajoy, que estará encantado de utilizarlas, y así parece que nosotros no hemos tenido nada que ver. Sobre todo, que no sea el Pravda el primero en publicarlas, que canta mucho.

  6. Kamaradas del MSV :
    Este suceso es una muestra de socialismo. Los
    camaradas han dao un ejemplo que para sí
    quisiera el capital. Cómo se enardecen los
    ánimos cuando hay dinero de por medio.
    Hay argumentos para todos. La dialéctica
    socialista rebasa todos los límites.
    Y Parrokias le ha vuelto a hincar el diente
    al cuento del 11m. Sin piedad. Qué dureza.
    Es el poeta del color rojo.Esta noche, el vodka
    correrá cantando al camarada McCarthy.
    El cantar de McCarthy. La gesta.Gloria.
    Sólo nos falta tomar Génova 13 al asalto.Ya va
    siendo hora, que se van a escapar. Y es la
    ocasión, que están sin pasta ni para fijador.
    A las mariscadas,a las mariscadas.El camarada
    Revolución podría mandar la banda de música,
    y volaríamos la gaviota facha al paso alegre de
    la paz, o así. Como lo del Reichtag, al final.
    Buuum! Pero en gaviota y con goma2eco .

    • Viva la revolución del 11 M

      Por alusiones:

      Prefiero mandar el pelotón a la banda.

      En lo de “el paso alegre de la paz” se le notan resabios preocupantes, que los camaradas más jóvenes probablemente no entiendan, angelicos. Lo del ReichStag en cambio está muy bien recordado. Seguro que nuestro candidato Rubalcaba tiene ya en mente algo así, como en el 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>