Recuerdos de Breznev: el arte del despellejamiento vivo

(Cda. Milton)

Nuestros cientificos, disparando armas de todo tipo en los juegos del mes de Marzo, hallaron restos fosiles y arqueologicos en Zapotec. La curiosidad de Menguerele no se hizo esperar. Se trajo un nevera llena de material genético…

Ahora tenemos en nuestras filas a “Manco Nexalcolt”. El más feroz y sistemático despellejador Azteca del año 570 despues de cristo. Era un líder religioso. Un asesino serial nato. Sacaba corazones de niños de seis años. Tiraba desde la punta de la piramide de Tecnochitlan a los Zapotecas. Mataba todas las mañanas mujeres y niñas. Cuando las fiestas religiosas terminaban se ponía mal. No tardaba un mes que ya empezaba la carnicería. Los Quetzalcoatles le temían, y escapaban cuando veían la serpiente emplumada.

Bresnev le tiene desconfianza, no quiere que le enseñemos a utilizar armas de fuego. Le proveímos de un machete. El primer día mataba pájaros para comerles la cabeza. Y le sacó con mucho cuidado el corazon a un perro y lo puso en un plato. Bresnev le dio dos prisioneros ingleses. A uno le pinchó los ojos hasta el cerebro. Cuando convulsionaba se reía. Y al otro empezó a despellejarlo cuidadosamente con una cuchara afilada.

La tropa lo quiere. Le están enseñando algunas palabras. Ya balbucea “socialismo

2 comentarios a Recuerdos de Breznev: el arte del despellejamiento vivo

  1. que cosa mas asquerosa XD

  2. Camarada,
    Espero que en tres años hayas terminado esta novela.
    ¿Por cierto con ZP que salio mal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>